IN MEMORIAM

Durante nuestro paso por el colegio tejimos lazos con nuestros compañeros, los de nuestro salón y otros, quizás de la misma ruta o de los equipos en los que jugamos; con esos profesores que nos ayudaron a crecer y a ser quienes somos hoy, que nos transmitieron valores y conocimientos; con la institución que nos acogió amorosamente y nos formó; con empleados que, además de cumplir con su deber, nos colmaron de afecto.

Esta sección tiene por objeto recordar, como miembros de la comunidad helvetiana, a todos esos seres que nos cruzamos en el camino, que dejaron su huella en nosotros y que se han marchado.

Recordando a Juliana Villa Morales

Juli Juli,

Te fuiste de nuestras vidas hace un año; pero no importa cuánto tiempo pase, te quedaste en el corazón de todos intacta, con esa risa contagiosa y tu linda sonrisa que nos va a hacer acordarnos de ti siempre con mucho amor y con el sentimiento imborrable de una amiga amorosa y auténtica.

Hoy cuando recordamos tu vida, entendemos que viniste a enseñarnos que todo es posible, que se construye desde la confianza, que se vive con intensidad gozando cada minuto que pasa y que cualquier situación de la vida se enfrenta con valentía. Viniste a llenarnos de colores para que simplemente te recordemos con una sonrisa desde el corazón.

Gracias  por habernos escogido para caminar juntos en tus sueños como mamá, como socia, como amiga y como hermana.

 

Aquí honra tu vida la familia enorme de personas que te adoramos, que te admiramos y que le hablaremos por siempre a Antonio y a Martina de la belleza, ternura y firmeza que te hicieron única.

Te adoramos y vivirás eternamente en nuestros corazones.

Tus amigos helvetianos del alma.

En memoria de Juanita Bustamante Pilone

Bogotá 1944 – Buenos Aires 2020

Promoción 1962 del Colegio Helvetia

A la comunidad de exalumnos del Colegio Helvetia:

Queremos compartirles que nuestra querida compañera Juanita Bustamante Pilone murió hace unas semanas en Buenos Aires, Argentina, donde residió los últimos treinta y cinco años de su vida. Como compañeras de colegio y amigas, queremos, agradecidas por su vida, recordarla con la alegría de haber compartido muchos momentos importantes de nuestras vidas.

Juanita, compañera de clase, siempre preocupada por sacar muy buenas notas, era observadora, traviesa, miedosa y con sentido del humor. Recordamos el gran aprecio a casi todos los maestros, que a lo largo de la vida podíamos sentir en sus remembranzas de la vida escolar. Encantada con las clases de Historia de Colombia y las de Latín, cuyos dos profesores fueron su admiración: el profesor Ribero y monsieur Rebeaud. Le gustaban también la clase de Física y la de Química, y recordamos cómo en los ratos libres en el colegio y a lo largo de la vida nos imitaba a esos profes, a una de las profesoras de inglés, al de Álgebra y a la bibliotecaria, a quien apodamos “Gallo” por su pelo muy colorado.  Siempre bien portada en las clases, salvo cuando se escondía con otras compañeras en el clóset a la hora de la clase de álgebra, o nos convidaba a llevar cucarroncitos en nuestros sacos para soltarlos en el salón de clase y así asustar a un profesor de Latín que no nos gustaba.  Quería unirse a todas las aventuras, y aunque con mucho miedo de los regaños y castigos que podrían conllevar, muchas veces entraba en ellas por acompañar a las amigas.  Creo que de todo ello aprendió a ser osada y a darse cuenta de que valía la pena, y así lo vivió posteriormente a lo largo de su vida profesional, de investigación, y su vida social en general.

Juanita tuvo siempre un especial sentido estético y disfrutó de muchas de las artes. Especial mirada tenía con el vestuario, era buena cocinando y recordaba mucho las recetas de su madre, aunque decía que no las hacía tan bien como su hermana menor, Mady (Magdalena).  El cine y la poesía encontraban siempre espacios especiales en su vida. Amó pintar y en los últimos años, en medio de todas sus tareas de investigadora, hizo tiempo para dedicarse con mucha alegría a varios cuadros de los que estaba muy orgullosa.

Juanita nació para estudiar y en ello puso gran parte de su energía vital.  Desde el colegio veíamos cómo no quería dejar de hacer una tarea, y en ello ni las dos mejores alumnas del curso le ganaban: le empataban. Ella tenía siempre preguntas en todos los temas, y la energía que no tenía que dedicarle al estudio del francés, lengua de su madre, que dominaba, la dedicaba en el colegio especialmente al estudio de las ciencias bio-fisico-químicas. Así su vocación profesional de Bioquímica se fue definiendo desde los hermosos laboratorios de física y química que tuvimos la suerte de habitar en el colegio y de la mano de sus dos dedicados maestros.

A continuación podremos leer el obituario que dos de sus compañeras de trabajo le han escrito en donde dan testimonio de su carrera profesional en Argentina.

DRA. JUANITA BUSTAMANTE

Publicado el 14 de septiembre de 2020

Con profunda tristeza, lamentamos comunicar el fallecimiento de la Dra. Juanita Bustamante, quien ha sido una excelente docente de esta Casa de Estudios, además de una destacada investigadora y un ser humano excepcional.Juanita obtuvo su título de Doctora en Ciencias Químicas de la Universidad de Buenos Aires, bajo la dirección del Dr. Alberto Boveris en la Cátedra de Fisicoquímica de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires. Desde los inicios de su formación científica, abordó el tema del metabolismo de los radicales libres del oxígeno y el estrés oxidativo celular.

Realizó su formación post-doctoral en el Instituto Karolinska en Estocolmo, donde se especializó en el estudio de los mecanismos moleculares de los procesos de apoptosis. A lo largo de su trayectoria académica, Juanita publicó más de 60 trabajos científicos enfocados al estudio del estrés oxidativo, la fisiología mitocondrial y la muerte celular.

Durante los últimos años, continuó con la labor científica como Investigadora en el Centro de Altos Estudios en Ciencias de la Salud, Universidad Abierta Interamericana, desarrollando estudios de citotoxicidad, apoptosis, disfunción mitocondrial y metabolismo del calcio.

Además de su actividad como investigadora científica, Juanita se destacó por su amor a la docencia, dedicándose durante toda su carrera a la tarea de enseñar y trasmitir conocimiento, tanto a estudiantes de grado como de post-grado, con gran compromiso y devoción.

Los que tuvimos la dicha de haber conocido a Juanita, mantendremos vivo el recuerdo de su gran entusiasmo, su pasión por la ciencia y su calidez humana.

Acompañamos con todo nuestro afecto a su familia en este difícil y doloroso momento.

Recordando a Andrés Parra Álvarez

fallecimiento de Andrés Parra Álvarez, quien se habría graduado en el Colegio Helvetia en el año 2019. Su mamá, María Inés, su papá, Carlos, y su hermano, Juan Santiago, quieren recordarlo compartiendo esta lista de las canciones que le gustaban a Andrés

Aquí te va una playlist para ti…
Andrés Parra Álvarez de Juan Santiago Parra

Viviras siempre en nuestros corazones Richi

Richi nació en Bogotá en febrero de 1956, de padre suizo y madre colombiana. A los 6 años viajó a Suiza; allí permaneció hasta los 18 años en diferentes internados de educación especial, recibiendo entrenamiento para el trabajo, que hiciera más fácil su inclusión social. Richi tenía Síndrome de Down.

A su regreso a Bogotá en agosto de 1974 había olvidado el español y hablaba solo suizo alemán, a su manera, con una gramática rudimentaria, un vocabulario básico y una articulación confusa. Como en Suiza ayudaba en una cafetería, el rector del Colegio Helvetia, Karl Schmid, lo aceptó en prueba para trabajar en la cocina. Richi logró integrarse y hacerse entender y querer. Estableció una sólida relación con las «seños», y con ellas organizaba el comedor y se encargaba de las medias nueves de los niños de preescolar.

Le encantaba la música alegre y bailar a su ritmo. Los fines de semana nadaba en la piscina de su club y jugaba tenis contra el muro. En sus horas libres, con mucha paciencia, hacía rompecabezas de mil y más fichas, paisajes suizos que Clarita, su mamá, enmarcaba.

Amaba su trabajo, era sagrado para él. Su entrega y dedicación eran tales que cuando lo dejó el bus del colegio y su papá le dijo que se quedara en casa, ¡se escapó por una ventana y unas horas después apareció en el colegio! Nadie sabe si tomó un camino directo o siguió la ruta del bus.

A punto de cumplir 30 años en el Helvetia, en 2014, su salud empezó a debilitarse. Se internó en un hogar especial donde lo cuidaron muy bien. Pero todo tiene un fin y el de Richi llegó en plena pandemia, sin poder despedirse, sin recibir un abrazo de su mamá. Vivirá en los corazones de todas las generaciones de exalumnos que lo conocieron,  de  los profesores y empleados que con tanto cariño lo acogieron.

Nuestras condolencias para Clarita y para sus hermanas Mónica (promoción 1974), Silvia (1976) y Patricia (1983).

Rafael Ribero Blanco, “el profesor Riberitos”

Profesor de educación cívica, historia y geografía de Colombia por cerca de 30 años en el Colegio. Siempre tuvo muy presentes a cada uno de sus alumnos; a todos los recordaba personalmente y en su contexto del curso. Su dedicación y el cariño que les profesaba se vieron retribuidos por el afecto y reconocimiento que recibió de ellos. La mejor descripción de lo que él significó para el colegio, y al mismo tiempo el más significativo homenaje, es el testimonio de quienes, con motivo de sus 100 años de vida, el 19 de noviembre de 2014, le enviaron sentidos mensajes que aludían a su bondad, paciencia y cercanía. Resaltan la importancia que daba a la educación para la vida y al ejemplar ser humano que influyó en cada uno de sus estudiantes, no solo con sus conocimientos sino, especialmente, mediante su manera de ser. Notas que lo llenaron de alegría y satisfacción en sus últimos días de vida.

Compartimos algunos mensajes:

 “Icónico personaje de nuestra vida Helvetiana.  Nadie que haya recibido una clase del profesor Riberos puede olvidar su paciencia y maestría como profesor. Aparte del enorme volumen de
conocimiento transmitido,  recuerdo particularmente una clase que se la dedicó al tema del orden:  «cada cosa en su lugar, un lugar para cada cosa» e incluyó, entre otros, el debido orden para  leer el periódico que aun hoy utilizo: «hay que leer lo importante, la primera página, sin ignorar el editorial y sus columnistas, que «les dará pereza leer», pero que es lo «más importante» y ojear el resto, lo que no trae sustancia»… Desde ahí, leo editoriales y columnistas.  De ahí también mi avidez por leer sobre el conflicto Judío-Palestino para preparar mis argumentos de aquellos legendarios debates con Chiqui.  En cuarto, con Riberos, aprendí a debatir ideas, política, a desarrollar ese pensamiento liberal y crítico que tanto le agradezco al colegio que me haya inculcado a través de él y de otros. (Federico Kallmann, promoción 1976)

Cuando al cabo de los años la memoria lejana tiende a resurgir, en mi caso me permite recordar la paciencia, ecuanimidad y disponibilidad que tuvo en esos años de nuestra turbulenta adolescencia. Se habrá enterado de que lo llamábamos Riberitos, como expresión del respetuoso cariño y aprecio que sentíamos por nuestro dedicado profesor” (Jean Claude  Koster, promoción 1961)

 “Los años pasan pero las huellas de los grandes perduran para siempre, para nosotros usted es uno de esos grandes.  ¡Qué gran ejemplo nos dio! ¡Mil gracias! Llevaremos para siempre en nuestros recuerdos los tan especiales y cariñosos consejos que nos dio cuando siendo sus estudiantes, apenas empezábamos nuestra relación de novios de colegio, hoy con más de 50 años unidos, felices y ya con nieto”. (Carlos Eduardo Jiménez. promoción 1966, María Eugenia Pabón de Jiménez, promoción 1971)

“No sé si se acuerda de mí, Micheline Huber, graduada en 1973, pero yo sí me acuerdo de usted con mucho afecto. Gracias a usted no solo recuerdo las últimas palabras de Simón Bolívar sino a un profesor que nos guio demostrándonos siempre que nos quería”.

 “Mis más grandes saludos,  abrazos y bendiciones de Dios para este gran GUERRERO y FORJADOR de mentes y corazones. Gracias por habernos inculcado valiosas lecciones de vida que aún permanecen en nosotros.” (Jussi Erikainer, promoción 1966)

“Ninguno de nosotros podría olvidarlo, magnífico profesor y mejor ser humano”. (Thomas Huber, promoción 1963)

“Quienes fuimos sus alumnos hace ya muchos años, no podemos olvidar, además de sus lecciones de historia, su talante, paciencia y espíritu siempre afable y cordial. Nuevamente nos da una lección de vida con su excepcional cumpleaños. (Roberto Pineda, promoción 1968)

Siempre disfrutó la cercanía de sus alumnos, nunca faltaba cuando lo invitaban a las reuniones de exalumnos, se sentía feliz de verlos y compartir con todos nuevamente. Así lo encontraremos en el cielo, rodeado del cariño que da y recibe con tanta naturalidad y alegría.

 

Gracias por tanto, profesor Raúl Cubillos.

Gracias por tanto, profesor Raúl Cubillos.

AsoHelvetia se une al sentimiento de pesar por la partida el pasado 8 de junio del profesor Raúl Cubillos, tan querido y admirado por todos los que lo conocimos. Con él desarrollamos desde 2017 el programa de Charlas de Exalumnos como parte de la orientación vocacional del colegio para los cursos de 11 y 12. Un gran coequipero, siempre amable, motivado, y buscando nuevas alternativas para ofrecer lo mejor a sus alumnos.

Publicamos este mensaje de despedida de su grupo de alumnos de la generación 2010 B:
Lamentamos profundamente la muerte de Raúl. Fue nuestro director de curso los últimos tres años de colegio. Lo recordamos imponente en medio de la cancha de fútbol, organizando juego, hecho una máquina para los torneos de intercursos. Lo recordamos en los exámenes de biología, estricto y justo a la vez, serio pero de buen humor, preparado para oírnos y ayudarnos, para alinearnos si era necesario, convencido de que un verdadero maestro está mucho más allá de las notas y de su propia asignatura. Fueron muchos los sábados de servicio social, las clases, los chistes malos, los chistes buenos, su risa cada vez que le poníamos un apodo nuevo, las patadas en la cancha, los regaños, sus millones de ayudas, de intentar sembrar en nosotros algo parecido a la conciencia social, su generosidad al regalarnos su paciencia y su tiempo, su incansable manía de buscar hacernos mejores personas.

Hace poco le compusimos una canción para que se acordara que había muchos pelados por ahí sueltos, que ya no son pelados sino adultos, que en buena medida le deben esa transición a él. Como suele suceder con estas cosas, se la enviamos demasiado tarde. Nos duele su muerte y le mandamos un abrazo a su familia, a sus amigos y a todo el que lo quiera recibir.

Chao Ultra,
Generación 2010 B

Buen viaje, querido Rodrigo Niño

Hoy recordamos con cariño a Rodrigo nuestro amigo quien se nos adelantó para «esperarnos y encontrarnos al otro lado» como él mismo lo dijo hace unas semanas. Fue un hombre simpático, con un buen sentido del humor, carismático y enérgico. Durante su permanencia en el Colegio vivía rodeado de gente, sin importar si eran de cursos superiores, de alemán o de francés, simplemente era amiguero y divertido.

Dejó recuerdos imborrables también en algunos profesores como Angelito, el Teacher, o Mauricio Morales con quien nos reunimos hace algunos días para recordarlo. Se casó con Juanita con quien formó una linda familia con tres hijos y en los últimos años Mercedes complementó su corazón. Fue un emprendedor innato reconocido por sus habilidades en los negocios promocionando el famoso Crowdfunding principalmente en Colombia, Miami y New York. En los últimos años financió estudios de medicamentos alternativos para los tratamientos de enfermedades terminales. Su fama nunca lo alejó de sus amigos del Colegio, de hecho, siempre quería estar seguro que todos, de alguna u otra manera, estuviéramos bien. Su generosidad era amplia y recordamos cómo hace unos años, en New York levantó la copa para brindar por los amigos del Colegio que son «los verdaderos amigos».

Siempre permanecerá en nuestros mejores recuerdos y en nuestros corazones. Buen viaje querido Rodrigo y gracias por permitirnos haber compartido junto a su lado estos pocos años, gracias por enseñarnos que su viaje inició rodeado de paz y tranquilidad. Recordamos cariñosamente también a sus padres a quienes, junto con su hermana Catalina, su sobrino Diego, a Juanita, sus hijos Santiago, Pablo, Lucas, y Mercedes les hacemos llegar nuestro más sentido pésame.

¡Un abrazo de sus amigos y compañeros, especialmente promociones 89, 88 y 87!

Lo recordaremos siempre, profesor Absalón Rodríguez

Lo recordaremos siempre, profesor Absalón Rodríguez

El profesor Absalón Rodríguez nos ha dejado. Más que un profesor fue un maestro de quien recibimos amplios y profundos conocimientos de química orgánica e inorgánica y, los más afortunados, de anatomía y fisiología, materia que desapareció del pensum en los años 70. Como los verdaderos maestros, nos
inculcó la integridad, la disciplina, el respeto por nosotros mismos y por el otro. En más de uno sembró el amor por la investigación. Serio, siempre justo, abierto a recibir un comentario gracioso, generoso con su tiempo y su saber, afectuoso aún al momento de imponer una sabatina, no dudaba en dar una segunda oportunidad a quien la merecía.

Profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Javeriana, formó generaciones del Colegio Helvetia desde 1966 hasta 1998. Lo recordaremos siempre con su bata blanca y su figura de Clark Kent, caminando por el segundo piso del edificio que daba a la Avenida Boyacá y que compartía con los alumnos del último año. AsoHelvetia se une a este homenaje desde el afecto de todos los que tuvieron el
privilegio de conocerlo.

Su familia invita a la homilía vía Zoom, jueves 14 de mayo 11:00 a.m.
ID 476 926 4087 Contraseña ONQUjw

Peter Schuler

El profesor Peter Schuler, uno de los profesores fundadores del Colegio junto con su esposa Susana Indermühle, falleció en Berna el 10 de diciembre de 2013.

En junio pasado Asohelvetia tuvo la oportunidad de hacerle un homenaje en nombre de los exalumnos, a través de Darío Valencia y otros exalumnos de la promoción de 1959, con la entrega en Suiza de una placa de reconocimiento.

Su hija escribió para nosotros esta breve biografía, que da cuenta de una vida dedicada a la educación, la cultura y la solidaridad.

Biografía de PETER SCHULER (1925-2013)
Peter Schuler nació el 9 de diciembre de 1925. Pasó su época escolar y de juventud con tres hermanos en la región de Wattenwil/Gürbetal en el cantón de Berna. Al terminar el bachillerato, asistió a la escuela normal (universidad pedagógica) de Bern-Hofwil. Su primer trabajo como profesor fue en Eriz, en el cantón de Berna.

Entre 1948 y 1955 vivió en Bogotá, Colombia. Junto con Suzanne Indermühle, quien más tarde sería su esposa, fue uno de los fundadores del Colegio Helvetia. Al mismo tiempo, fue colaborador de la Radiodifusora Nacional de Colombia, para la cual produjo programas de información y de música.
Tras su regreso a Suiza, se desempeñó primero como maestro de escuela primaria y posteriormente como docente de didáctica en la escuela normal (universidad pedagógica) de Muristalden, Berna.

Se dedicó de manera intensiva a la literatura infantil y juvenil, y desarrolló actividades como conferencista sobre el tema “Puentes entre las culturas” (en el Círculo de Amigos de España, Portugal e Iberoamérica y en la Universidad Popular).

Fue autor de diversas obras en alemán y español. Eran muy escuchados sus frecuentes programas musicales para América Latina, Brasil y África, en español y portugués, en la Radio Suiza Internacional. Sus más de 400 programas se centraron en el tema de la transmisión de la cultura a través de la música.

Junto con su esposa, Peter Schuler fue un incansable filántropo, en el mejor sentido de la palabra. Sin querer ser el centro de la atención, ambos se destacaron por su compromiso en el marco de “Musique Espérance“ y más tarde de “Musique et vie“. Sus actividades allí siempre apuntaban a promover el valor de la música en nuestras vidas, y especialmente donde se necesitaba ayuda: conciertos en las cárceles, recolección de instrumentos musicales para el conservatorio de Bagdad, hoy destruido, y apoyo a la escuela Waldorf de Rosia en Rumania, para nombrar sólo tres ejemplos.

 

El 10 de diciembre de 2013, Día Internacional de los Derechos Humanos, falleció Peter Schuler-Indermühle rodeado de su familia.
Biographie de PETER SCHULER (1925-2013)

Peter Schuler est né le 9 décembre, 1925. Il vécut son époque scolaire et sa jeunesse avec trois frères dans la région de Wattenwil/Gürbetal, canton de Berne. Après la fin de son bacalauréat, il continua ses études à l’école normale ( université pédagogique) de Bern-Hofwil. Il eut son premier emploi comme professeur à Eriz, canton de Berne.
Entre 1948 et 1955 il vécut à Bogota, Colombie. Avec Suzanne Indermühle, qui serait plus tard son épouse, il fit partie des fondateurs du Collège Helvetia. Pendant ce temps, il fut aussi collaborateur de la Radiodifusora Nacional de Colombia, pour laquelle il fit la production d’émissions informatives et musicales.
Après son retour en Suisse, il fut d’abord professeur d‘éducation primaire et plus tard, enseignant en didactique de l’école normale (université pedagogique) à Muristalden, Berne.

Il s’occupa très intensivement de la littérature pour l’enfance et la jeunesse, et travailla comme conférencier au sujet des “Ponts interculturels” (au sein du Círculo de Amigos de España, Portugal e Iberoamérica, et à l’Université du Peuple).

Il fut l’auteur de plusieurs oeuvres en allemand et en espagnol. Ses fréquentes émissions en espagnol et en portuguais pour l’Amérique Latine, le Brésil, et l’Afrique, à la Radio Suisse Internationale, avaient une grande audience. Ces programes, qui surpassèrent les 400 émissions, ont été dédiés au sujet de la transmission de la culture à travers de la musique..

En union de sa femme, Peter Schuler developpa une intense activité philantropique, dans le meillur sens de l’expression. D’une facon très discrète, ils eurent un remarquable compromis dans le cadre de “Musique Espérance“ et plus tard dans “Musique et vie“. Ses activités y étaient toujours dirigées à promouvoir la valeur de la musique dans nos vies, et particulièrement, là où il y avait plus besoin d’aide: des concerts dans les prisons, receuille d’instruments musicaux pour le conservatoire de Bagdad, aujourd’hui détruit, et support à l’école Waldorf de Rosia à Rumanie, pour ne nommer que trois cas.
Le 10 décembre 2013, Jour International des Droits d l’Homme, Peter Schuler-Indermühle mourut, entouré par sa famille.

Lebenslauf
Peter Schuler wurde am 9. Dezember 1925 geboren. Seine Jugend- und Schulzeit verbrachte er mit drei Geschwistern in Wattenwil/Berner Gürbetal. Anschliessend besuchte er das staatliche Lehrerseminar Bern-Hofwil. Seine erste Stelle als Lehrer war im Eriz BE.

Von 1948 – 1955 war er in Bogotà, Kolumbien. Er gehörte zusammen mit seiner späteren Ehefrau Suzanne Indermühle zu den Gründern der Schweizerschule. Gleichzeitig war er Mitarbeiter der Radiodifusora Nacional Colombia und gestaltete Informations- und Musiksendungen.

Nach seiner Rückkehr in die Schweiz war er zunächst als Lehrer an der Volksschule tätig, dann wurde er Dozent für Didaktik am Lehrerseminar Muristalden.
Er beschäftigte sich intensiv mit Fragen der Kinder- und Jugendliteratur und entwickelte eine Vortragstätigkeit zum Thema: „Brücken zwischen den Kulturen“ (Circulo de Amigos de Espana, Portugal e Iberoamerica und Volkshochschule).

Er war auch Schriftsteller von mehreren Werken in deutscher und spanischer Sprache. Seine regelmässigen Musiksendungen bei Schweizer Radio International für Lateinamerika, Brasilien und Afrika in spanischer und portugiesischer Sprache waren sehr populär. Bei den über 400 Sendungen stand stets die Frage der Kulturvermittlung durch die Musik im Vordergrund.

Peter Schuler war zusammen mit seiner Ehefrau ein unermüdlicher Wohltäter im wahrsten Sinne des Wortes. Ohne im Mittelpunkt zu stehen, haben die Beiden sich mit grossem Engagement im Rahmen von „Musique Esperance“ und später von „Musique et vie“ eingesetzt. Die Tätigkeiten hatten immer zum Ziel, die Bedeutung der Musik für unser Leben zu fördern, insbesondere dort, wo Hilfe nötig war: Die Konzerte in den Gefängnissen, das Sammeln von Musikinstrumenten für die zerstörte Musikschule in Bagdad, die Unterstüzung der Walddorfschule Rosia in Rumänien, um drei Beispiele zu nennen.
Am 10. Dezember 2013, dem internationalen Tag der Menschenrechte, verstarb Peter Schuler- Indermühle im Kreise seiner Familie.