Buen viaje, querido Rodrigo Niño

Hoy recordamos con cariño a Rodrigo nuestro amigo quien se nos adelantó para «esperarnos y encontrarnos al otro lado» como él mismo lo dijo hace unas semanas. Fue un hombre simpático, con un buen sentido del humor, carismático y enérgico. Durante su permanencia en el Colegio vivía rodeado de gente, sin importar si eran de cursos superiores, de alemán o de francés, simplemente era amiguero y divertido.

Dejó recuerdos imborrables también en algunos profesores como Angelito, el Teacher, o Mauricio Morales con quien nos reunimos hace algunos días para recordarlo. Se casó con Juanita con quien formó una linda familia con tres hijos y en los últimos años Mercedes complementó su corazón. Fue un emprendedor innato reconocido por sus habilidades en los negocios promocionando el famoso Crowdfunding principalmente en Colombia, Miami y New York. En los últimos años financió estudios de medicamentos alternativos para los tratamientos de enfermedades terminales. Su fama nunca lo alejó de sus amigos del Colegio, de hecho, siempre quería estar seguro que todos, de alguna u otra manera, estuviéramos bien. Su generosidad era amplia y recordamos cómo hace unos años, en New York levantó la copa para brindar por los amigos del Colegio que son «los verdaderos amigos».

Siempre permanecerá en nuestros mejores recuerdos y en nuestros corazones. Buen viaje querido Rodrigo y gracias por permitirnos haber compartido junto a su lado estos pocos años, gracias por enseñarnos que su viaje inició rodeado de paz y tranquilidad. Recordamos cariñosamente también a sus padres a quienes, junto con su hermana Catalina, su sobrino Diego, a Juanita, sus hijos Santiago, Pablo, Lucas, y Mercedes les hacemos llegar nuestro más sentido pésame.

¡Un abrazo de sus amigos y compañeros, especialmente promociones 89, 88 y 87!

Lo recordaremos siempre, profesor Absalón Rodríguez

Lo recordaremos siempre, profesor Absalón Rodríguez

El profesor Absalón Rodríguez nos ha dejado. Más que un profesor fue un maestro de quien recibimos amplios y profundos conocimientos de química orgánica e inorgánica y, los más afortunados, de anatomía y fisiología, materia que desapareció del pensum en los años 70. Como los verdaderos maestros, nos
inculcó la integridad, la disciplina, el respeto por nosotros mismos y por el otro. En más de uno sembró el amor por la investigación. Serio, siempre justo, abierto a recibir un comentario gracioso, generoso con su tiempo y su saber, afectuoso aún al momento de imponer una sabatina, no dudaba en dar una segunda oportunidad a quien la merecía.

Profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Javeriana, formó generaciones del Colegio Helvetia desde 1966 hasta 1998. Lo recordaremos siempre con su bata blanca y su figura de Clark Kent, caminando por el segundo piso del edificio que daba a la Avenida Boyacá y que compartía con los alumnos del último año. AsoHelvetia se une a este homenaje desde el afecto de todos los que tuvieron el
privilegio de conocerlo.

Su familia invita a la homilía vía Zoom, jueves 14 de mayo 11:00 a.m.
ID 476 926 4087 Contraseña ONQUjw